< VOLVER

Con motivo de las exposiciones de Meiro Koizumi y Pello Irazu del pasado 2012 el Centro de Arte Caja Burgos ha editado estos catálogos para hacerlas perdurar en el tiempo. Así mismo TF ARTES GRAFICAS ha impreso también el catalogo de la exposición de Eduardo Gruber que podrá visitarse desde el 25 de Enero hasta el 12 de mayo.

MEIRO KOIZUMIStories of a beautiful country.

Dueño de una visión provocadora y dramática de la sociedad actual y de un humor a veces despiadado, el trabajo de Meiro Koizumi en el campo del videoarte es una meditación sobre la condición humana, el erotismo y las costumbres sociales, una evaluación de la vulnerabilidad del hombre que explora el lado individual del ser y la psicología de las relaciones urbanas y la vida moderna

PELLO IRAZUUna oportunidad cada día.

Uno de los nombres propios de la generación que en los años 80 renovó la escultura española, Pello Irazu ha desarrollado a lo largo de su carrera un lenguaje artístico muy personal que, partiendo de los postulados de corrientes como el constructivismo, el minimalismo y el pop-art, profundiza en la relación del hombre con el espacio que habita.

Una oportunidad cada día es el título de una muestra  que en su mayoría incluye obra concebida el año 2011, aunque también contenga algunas piezas realizadas con anterioridad. En la que se muestran esculturas realizadas en fundición de aluminio, con dibujos (serie Reiniciar-Retomar-Reiterar, realizada con grafito, cinta adhesiva y pintura) y pinturas  sobre soporte fotográfico (la serie Sillalfa, entre otras) articulados en varios murales, así como nuevas esculturas realizadas en madera y escayola.

EDUARDO GRUBER - El buscador de oro (25 enero – 12 mayo 2013)

Eduardo Gruber, uno de los artistas españoles más relevantes de su generación, ha cultivado a lo largo de su trayectoria un fructífero universo emocional, mental y reflexivo a partir del dibujo, la pintura, el grabado y el aguafuerte, con una obra en constante evolución que ha transitado por el hiperrealismo, la abstracción, el surrealismo y el informalismo, y con incursiones también en la escultura, la arquitectura, la puesta en escena, la decoración, el diseño e incluso la literatura.

Llega Gruber al CAB con una exposición de seis óleos sobre tela en gran formato (260x370 cm), de vocación narrativa y aliento figurativo. Se trata de imágenes poderosas, atmósferas turbadoras a veces premonitorias y anticipadoras de expectativas, fogonazos que apenas detienen lo que está a punto de suceder, y en otras ocasiones inquietantes representaciones simbólicas definidas en su composición plástica por puntos de fuga y juegos de oposición y simetría.